jugabilidad

    Un indicador subjetivo del atractivo de un videojuego desde el punto de vista del jugador y uno de los criterios básicos para evaluar un título dado. El juego consiste en impresiones generales relacionadas, entre otras con la trama, los personajes, las tareas o la mecánica del juego. A diferencia de los gráficos o el sonido, este parámetro suele ser atemporal: el juego puede envejecer tecnológicamente, lo que, sin embargo, no reduce el placer de jugar.

    La alta jugabilidad hace que algunos juegos sean de culto, como lo demuestra Fallout 2 (1998).